Criptomonedas: bitcoins y otras

Este pasado mes de mayo la noticia del virus informático WannaCry alertaba a todo el mundo. Este ransomware cifraba la información de los ordenadores, haciendo aparecer un mensaje en la pantalla pidiendo un rescate, concretamente 300 dólares en bitcoins.

Esta propuesta por parte de los ciberatacantes quizás sorprendió e hizo que mucha gente tuviera que informarse de qué son y qué es la funcionalidad de los bitcoins. Cómo es una palabra que se escuchará cada vez más, es importante conocer todo el que rodea este concepto.

Criptomonedas: bitcoins

La criptomoneda o criptodivisa es un medio digital de intercambio. Es lo que se conoce como moneda virtual, siendo el bitcoin la más conocida y la primera que empezó a operar, en 2009. Es descentralizada, esto quiere decir que no depende de ninguna autoridad central, sea banco, estado o institución política. Por este motivo se dice que es el activo más seguro del mundo, incluso la moneda del futuro.

Como consecuencia de la aparición del bitcoin, fue necesaria la creación de algún tipo de plataforma que registrara todos los movimientos para poder tener un control estricto. De este modo, de la mano del bitcoin, nace la tecnología blockchain, una tecnología basada en una cadena de bloques que funciona como un libro de registro, puesto que aparecen de forma segura todas las transacciones que se van realizando en la red.

Otros tipos de criptomonedas

Aunque el bitcoin es la moneda virtual más utilizada, posteriormente han ido surgiendo otros tipos de monedas y aplicaciones. Algunos ejemplos son:

  • Ethereum: Es una plataforma descentralizada que ejecuta contratos inteligentes. La moneda se denomina Ether y normalmente se utiliza para que los clientes de la plataforma realicen los pagos a otras personas.
  • Litecoin: Actualmente se está convirtiendo en la segunda moneda virtual más importante. Completamente descentralizada y de código abierto, permite la realización de pagos instantáneos aunque el destinatario se encuentre en la otra punta del mundo.
  • Zcash: Esta criptomoneda descentralizada tiene la capacidad de proteger y blindar completamente la identidad del emisor y receptor en todas sus transacciones. Es pionera en el uso del conocimiento-cero, aplicando criptografía a la tecnología blockchain.
  • Monero: Antes de la aparición de Zcash, era considerada la más segura de todas. Totalmente privada e imposible de rastrear, con esta moneda, tú eres tu propio banco y el responsable de tus fondos.
  • Ripple: Creada con una idea totalmente diferente de las anteriores, funciona como una entidad de crédito, teniendo la capacidad de dar y recibir transacciones y ofreciendo alternativas más rápidas y directas que cualquier banco.

¿Qué se puede hacer con una moneda virtual?

Principalmente cualquier transacción segura a cualquier parte del mundo, sin intermediarios, directamente de persona a persona, hecho que supone un ahorro al evitar terceros. Resulta de gran provecho cuando esta transacción la tienes que realizar a una persona a la que no conoces y de la que no dispones de datos personales, puesto que tienes la posibilidad de hacerlo mediante este método seguro en el que todo queda registrado y verificado.

Por otro lado, cada vez son más los sitios online que lo aceptan como método de pago. Microsoft, Dell, Expedía, Destinia, Paypal, Virginian, Zynga o Rakuten son sólo algunos ejemplos.

Y fuera del mundo online? Pues gracias a los servicios como los que ofrecen Xapo, SpectroCoin o BitStamp, entre otros, en algunos establecimientos también es posible efectuar el pago. Lo único necesario es disponer una tarjeta de débito con tu cuenta de bitcoins, la cual se puede recargar y utilizar como una de normal.

El mundo de las criptomonedas un mundo nuevo que está en plena fase de maduración y en continuo crecimiento al estar desarrollándose muchas herramientas, características y servicios para que sea cada vez más accesible. Hoy en día, la lista de negocios que hacen uso es reducida pero cada vez son más los que se suman para aprovechar sus ventajas.

Entre estos beneficios hay que destacar los menores riesgos para los comerciantes, la libertad de pagos, las tasas bajas, la agilización de los procesos, así como la seguridad y el control sobre todas las transacciones. Y es que, estamos entrando en un gran descubrimiento, en un mercado en constante desarrollo en el que el dinero ha pasado los límites físicos.

¿Quieres aprender más?

  • hola@infoticstudio.com
  • 977 077 011
  • Edifici Baix Ebre Innova, oficina 4
  • 43894 - Camarles (Tarragona)
Ir arriba